Productos para vehículos comerciales

stage_goods_TT

Neumáticos de camión Goods

De un lanzamiento a otro

Detrás de cada neumático comercial Continental que se lanza al mercado hay talentos como Andreia Bessa y José Esteves. Son ingenieros de desarrollo que se aseguran de que las buenas ideas acaben en buenos neumáticos –generación tras generación. 

article_66w_image1

“Hola, soy Andreia”, dice la joven, con sus ojos azules resplandeciendo. Con sus uñas elegantemente pintadas, melena lisa hasta los hombros y pendientes de perlas no es exactamente la imagen común de un desarrollador de neumáticos obsesionado con la tecnología. Sube rápidamente las escaleras y cruza la puerta abierta de la oficina de su colega, José Esteves. Él tiene 27 años y, como Andreia, es portugués. Ha estado trabajando durante cuatro años en el centro de desarrollo de Continental en Hanóver. Los coches siempre le han interesado, dice, y, naturalmente, esto lo trajo a Alemania, el centro de la industria europea de automoción –después de estudiar ingeniería mecánica. José ha terminado recientemente el desarrollo de 15 neumáticos nuevos para vehículos comerciales de Continental –una gama de producto que saldrá al mercado este año. Ahora se asegura de que todo funciona como la seda en la producción porque su trabajo no acabará hasta que esos neumáticos se pongan a la venta. 

Andreia comenzó en investigación y desarrollo en Continental hace unos 12 meses, pero sus neumáticos aparecen únicamente en papel –o, más bien, en la pantalla del ordenador. “Hemos hecho todas las pruebas y experimentos virtuales y establecimos la apariencia de los neumáticos”, explica la simpática treintañera, quien, de niña, ya prefería los Lego antes que las Barbies. Los moldes de los prototipos están ordenados y las pruebas empezarán el mes próximo para ver si los neumáticos obtienen los resultados esperados. A partir de ahora, cada cambio costará tiempo y dinero –así que está bajo mucha presión. Sobre todo desde que el nuevo compuesto de caucho, también desarrollado para el proyecto de Andreia, está en el mix. “Siempre necesitas un plan B por si acaso algo sale mal”, dice entre risa y risa. “Sus” neumáticos están pensados para los vehículos de construcción de Europa y Oriente Medio, así que han de ser particularmente duraderos –además de que tienen que cumplir con la regulación europea. “Ese es uno de nuestros retos más grandes”, como Andreia bien sabe. 

“Sentimos el calor y vemos las carreteras”

Desde finales de 2012, los neumáticos en la UE no solo tienen que estar etiquetados en cuanto a ruido externo, sino también en ahorro de combustible y agarre sobre mojado. También hay unas condiciones muy distintas aplicables a Europa cuando se comparan con países como Turquía, tanto en términos meteorológicos como en las condiciones en carretera. José coge una roca de puntas afiladas de su escritorio: un recuerdo de Omán. “Me recuerda a lo que se enfrentan ahí los camiones”, dice José con su voz acallada. “Continental quiere crecer, así que necesita capturar nuevos mercados y entender a sus clientes en ellos”. Normalmente es al principio de un nuevo desarrollo cuando los ingenieros visitan los países a los cuales sus neumáticos están destinados. “Sentimos el calor y vemos las carreteras, hablamos con nuestro equipo local de atención al cliente, y con los clientes”, explica José. ¿De qué manera se utilizan los neumáticos allí? ¿Qué echan en falta los clientes? “Hasta un viaje corto puede promover nuevas ideas”. Esto puede significar modelos de neumáticos que son especialmente fuertes para Turquía o particularmente resistentes al calor para los países de Oriente Medio. 

Andreia y José necesitan de sus habilidades creativas al principio del proceso de desarrollo cuando la gerencia de la marca les encarga el desarrollo de un neumático con unas características específicas. Ellos hacen entonces un estudio de viabilidad y, a menudo, van hasta los límites de lo que pueden implementar. Quizá porque los distintos requerimientos causan metas conflictivas o porque las cosas tienen que ser mejores, sin incrementar los costes. “Para mantenernos un paso por delante de la competencia, tenemos que asegurarnos de que estamos tecnológicamente al frente y también que pensamos en las futuras generaciones”, dice Andreia. En vez de pruebas interminables, un buen concepto con cálculos exactos es lo que se necesita, además de la visualización en un ordenador. Andreia y José tienen el apoyo de varios colegas: hay expertos para cada elemento del neumático, desde el acero interno hasta el compuesto del caucho, la forma, la estructura y las prestaciones. Marketing se encarga del valor añadido del neumático para el cliente. La atención al cliente y la gente que hace pruebas de campo dan consejos y asesoramiento acerca de las condiciones locales. Entre seis y siete departamentos están involucrados en el desarrollo de un neumático –y cada departamento debe dar luz verde antes de que el desarrollo pueda proseguir a la siguiente fase. “Después de haber alcanzado con éxito un hito, hay muchas firmas en la orden de trabajo”, dice José sonriendo. 


Mantener toda la rueda girando

Nadie en Continental inventa un neumático trabajando a solas y en silencio. “Sobre todo, somos gestores de proyectos y tenemos que ser capaces de organizar todo para poder finalizar nuestros proyectos a tiempo y dentro del presupuesto”, dice Andreia. Los procesos seguros y los comentarios del equipo y la gerencia aseguran que nada irá mal. Después de todo, en Continental, aquellos que comienzan en investigación y desarrollo son los que hacen que la gran rueda gire. “Me dieron muchísima responsabilidad nada más salir de la universidad –buenísimo para la motivación”, explica José. Andreia añade rápidamente: “Sientes que todo se reduce a ti. Nunca aprenderías tanto sin esta responsabilidad”. Andreia estudió química y ya había trabajado para otros proveedores de automoción antes de unirse a Continental en 2010 en la planta de neumáticos de Portugal en sus principios. “Conti es genuinamente diferente”, dice con entusiasmo.

El hecho de que no hablara ni una palabra de alemán al llegar no fue un factor importante para su nuevo empleo: “Por suerte, nuestra eficiencia en el trabajo no depende del idioma”, explica Andreia. “El medio ambiente aquí en Hanóver es completamente multicultural. Eso crea una atmósfera de trabajo buenísima en la que se toma lo mejor de cada cultura”. Pero enseguida te pica el gusanillo: “Cuando salimos, nos fijamos automáticamente en los neumáticos de camión –hasta cuando estamos de vacaciones”, dice José sonriendo. ¿En qué condiciones están los neumáticos? Y, claro, ¿de qué marca son? “Me siento muy orgulloso cuando veo un neumático que yo he desarrollado”, dice José. 

Andreia y José no están preocupados por quedarse sin ideas: “Siempre puedes hacer algo mejor”. Sobre todo, el futuro es el de los neumáticos ‘limpios’: menos emisiones, menos consumo de combustible, resultado de una menor resistencia a la rodadura. Los desarrolladores de neumáticos ya tienen algunas ideas en mente. Porque después de cada lanzamiento viene el siguiente lanzamiento: la siguiente generación de neumáticos está definitivamente de camino.