Productos para vehículos especiales/ industriales

New content item

Compañía

Copiad… ¡por favor!

article_66w_image1

Copiar a los demás es algo que generalmente se desaprueba. Pero no todas las compañías piensan así: Thierry Wipff, Director de Gestión de Producción  de Commercial Vehicle Tires en Continental, quiere que su equipo coopere, no que compita.

Los directores de planta de todo el mundo, desde Mount Vernon en Estados Unidos, Petaling Jaya en Malasia, Modipuram en India y Otrokovice en la vecina Republica Checa, se conocieron en un taller en Puchov, Eslovaquia, donde Continental posee una planta de neumáticos para vehículos comerciales. "Muchos de los directores esperaban algo completamente diferente", afirma Wipff. Todos querían gestionar la mejor planta de neumáticos de vehículos comerciales de Continental, en línea con uno de los valores de la compañía "Pasión por el triunfo". Pero incluso esto no es suficiente para el Director de Producción: "Ya competimos con el resto de fabricantes de neumáticos; la competición no esta en nuestras propias plantas de Continental”.

"¿Qué has copiado hoy?"

Continental es ya el cuarto mayor fabricante de neumáticos a nivel mundial, pero quiere ser el tercero. "Para lograrlo, debemos ofrecer la calidad que el cliente requiere. Esto es solo posible cuando las personas comparten ideas con el resto, y hacer esto a todos los niveles, desde ideas sobre logros de ingeniería, a producción y gestión de la calidad”, explica Thierry Wipff. ¿El reto? El benchmarking: la comparación individualizada de plantas se considera aceptable. Pero ¿es también aceptable simplemente "copiar y pegar" de otro? Bajo el punto de vista de Wipff… "¡claro que sí! ". Además de un espíritu luchador, una disposición permanente a aprender algo nuevo, también de los demás, es otro aspecto integral de la "Pasión por el triunfo". "Nuestro objetivo es el máximo rendimiento y este depende de forma particular de un intercambio riguroso entre nuestro equipo global", explica Wipff. "No es necesario reinventar la rueda cada vez".

Durante sus "paseos y conversaciones", que es como llama el experimentado ingeniero a sus rondas por las plantas, pregunta en ocasiones a sus empleados específicamente: "¿Qué has copiado hoy? “Al principio, tenían reticencias," afirma Wipff. "Pero ahora están habituados a ello y tienen una respuesta positiva. Incluso cuando una máquina está rota en algún lugar, Wipff pregunta: "¿Has preguntado a tus colegas en otras plantas si esto les ha pasado a ellos?" Y a menudo, hay una solución a su disposición.

Luchando contra la “mentalidad de silo”

La "mentalidad de silo" es una actitud que se observa en algunas organizaciones que ocurre cuando varios departamentos o grupos no quieren compartir información o conocimientos con otros individuos en la misma compañía. Muchos empleados en una compañía están a menudo preocupados por ser remplazables y como resultado, prescindibles. Pero según Thierry Wipff, no hay razón para dicho miedo en Continental: "Necesitamos todas nuestras plantas, porque cada una de ellas produce tipos específicos de neumáticos y dan servicio a mercados específicos". Hoy, las compañías modernas, como los colegios, donde el énfasis está en aprender con y de los demás. Las compañías modernas necesitan hacer lo mismo, entre departamentos, entre países e, incluso, entre las plantas. Esto es esencial para asegurar que la empresa se mantenga un paso por delante de sus competidores y que alcance sus ambiciosos objetivos de crecimiento.

Pero antes de poder compartir lo que es bueno, primero necesitas averiguar exactamente qué es lo bueno y, por tanto, merece ser copiado. "Hemos realizado una lista de cada área en la que una planta es excelente", explica Wipff. "Estos 'dominios de excelencia' van desde un mantenimiento excepcional que ahorra energía de forma ejemplar hasta una estrategia particularmente buena para reclutar nuevos empleados". “Los resultados son impresionantes”, Wipff se alegra de anunciar. "No es solo el caso de todo el mundo copiando a una planta. Todas las plantas han innovado y superado sus propios retos. De esta forma, todos podemos aprender algo de los demás".

Comprendiendo las culturas extranjeras

Para ayudar a que se produzca este trabajo de intercambio entre países, el inglés es obligatorio en la compañía. Ni siquiera Wipff habla alemán en el trabajo, a pesar de residir en Hanóver, Alemania, desde hace cinco años, tras haber trabajado en Francia y Rumania. Simplemente, nunca lo ha necesitado. "Respetar las culturas extranjeras es especialmente importante", afirma Thierry Wipff. Este francés que creció en Marruecos está habituado al "choque cultural" y sabe cómo manejarlo desde temprana edad. Una experiencia que le resulta muy útil hoy en día: "Como compañía internacional, entramos en mercados con culturas locales que no podemos cambiar, solo comprender", afirma Wippf. "La diversidad implica no tener una solución predefinida. En su lugar, cada cultura tiene sus propias características".

Para lograr el éxito, es esencial que el equipo completo trabaje bien de forma conjunta. "Es como en el fútbol", explica Wippf, "El equipo ganador no es el que cuenta con la mayor estrella, sino aquel en el que todos los jugadores combinan sus fortalezas para el triunfo conjunto".