Productos para vehículos especiales/ industriales

New content item

Compañía

La máquina Hurricane: monstruo y obra maestra

Cuanto más cerca se está de la máquina, mejor se entiende su nombre. Cuando la máquina Hurricane está en funcionamiento, todo cambia en la sala de la fábrica eslovaca de Continental donde está instalada, el aire parece vibrar. La máquina Hurricane de Puchov es tanto un monstruo como una pieza maestra de la técnica. Des cansa sobre una base de hormigón y torres de una altura de cerca de 15 metros, casi rozando el techo de la fábrica. Cuando comienza a funcionar, pueden sentirse las vibraciones en todo el cuerpo. Proceden de la fuerza vertical generada en el gran tambor, el verdadero corazón de la máquina.

Image

La gente que no conoce nada sobre la máquina Hurricane puede encontrarla alarmante. Para Martin Theusner, sin embargo, el ruido de la máquina es música para sus oídos. Este doctor en química ideó y desarrolló el proceso de reciclado Hurricane para Continental y para él, no hay nada más dulce que la verla y oírla en funcionamiento. Ya en 1996, Theusner estaba pensando cómo reciclar las grandes cantidades de desechos de cordones de acero no curados. Al mismo tiempo, dirigía el departamento de protección medioambiental de Continental Commercial Vehicle Tires. Él no podía comprender que se eliminases varios miles de toneladas de desechos acumulados por las fábricas de Continental anualmente a un alto coste y cargando al medio ambiente con vertederos en algún lugar.

Estos desechos no pueden evitarse en la fabricación de neumáticos. La incapacidad para reciclarlos, sin embargo, sí. Después de todo, el material utilizado es no curado. Los neumáticos de camión contienen cordón de acero incrustados en el compuesto de caucho y como este compuesto de caucho todavía no ha sido curado, los desechos, en este caso, son dos tipos similares de valiosa materia prima. Estos deben retenerse, conservando los recursos y ahorrando tasas de vertederos, lo que es ecológico, útil y también económico. 

Antes de Theusner nadie había tenido éxitos separando el compuesto de goma de los cordones de acero a escala industrial para reciclar ambos componentes o devolverlos al ciclo de producción. Esto no es tarea fácil. Aunque existen depósitos de chatarra o máquinas de eliminación de residuos donde, por ejemplo, se destruyen las lavadoras, con discos de metal que desmontan las piezas de hierro, un compuesto de neumático es plástico, como plastilina, lo que complica el asunto.

teaser_66w_image2

Sin embargo, Theusner tenía una idea sobre cómo separar el acero a partir del material negro brillante. Contactó con una empresa de Baden-Württemberg, Alemania, especializada en la construcción de centros de reciclaje, para desarrollar una máquina especial. Equipada con un motor extremadamente potente, tiene dos gruesas cadenas superiores de acero que giran a gran velocidad. Con varios cientos de revoluciones por minuto, estas cadenas ahora muelen los desechos de cordón de acero, que se vierten en el tambor grande a través de una cinta transportadora. Expuestos a esta fuerza constante, el compuesto podría separarse de los cordones de acero en forma de gránulos. Theusner debería estar complacido por el éxito en su primer intento: "Los gránulos del compuesto resultaron ser exactamente lo que queríamos", dice este antiguo empleado de Continental, "y el cordón de acero estaba tan limpio como una patena. ¡Este era el efecto que había estado esperando durante mucho tiempo!"

Aún llevó mucho tiempo antes de que el "Huracán Máquina" se puso en marcha. Todo estaba listo en la primavera de 2012. Desde entonces, las plantas continentales europeos han estado entregando sus residuos cable de acero no curada a la planta eslovaca.

Sin embargo, el diseño del dispositivo primero necesitaba ser perfeccionado. Se requería un sofisticado sistema para las aletas y los ejes para que, así, los gránulos y el acero dejasen el tambor por diferentes lugares. Durante el ciclo de centrifugado, polvos de talco se introducen en el tambor para asegurar que los gránulos de caucho no se peguen entre sí. Tienen que superar algunos obstáculos más antes de que puedan mezclarse de nuevo en un nuevo compuesto. El metal aislado, sin embargo, se enrolla en enormes bolas de lana de acero en una cubeta de hormigón -desechos valiosos listos para su venta y entrega a la industria siderúrgica. Las láminas de caucho, listas para usarse de nuevo en la fabricación neumáticos.

teaser_66w_image3

Los gránulos grises de talco se envían en un viaje a través de sala de la fábrica Puchov. En primer lugar, un tambor imantado separa los cables más gruesos que queden. Sin embargo, como los componentes metálicos más pequeños al final no deben adherirse al interior, el compuesto de caucho es entonces divide en gránulos en el separador de alto gradiente (fundamentalmente, un megaimán que tamiza todos los residuos de metal. Y no se detiene allí. Antes de que los gránulos sean transportados de vuelta al ciclo regular del compuesto para neumáticos de Continental, Theusner los envía a un aparato de rayos X. Si hay todavía hay pequeños trozos de acero presentes, los gránulos afectados se recuperan y se pasan a través del sistema magnetizado de nuevo.

Al final, lo que un día se convertirá en compuesto de caucho de un neumático de vehículos comerciales escurre a través de brillantes rodillos de cromo, donde se trabaja una y otra vez en grandes cantidades. La mayor parte de este material proviene del proceso de producción. "Los desechos de la producción de neumáticos para camiones", explica Theusner. La masa de material negro se enrolla ahora y se corta y se enrolla de nuevo antes de que se coloque en tiras finas en el siguiente rodillo a través de una cinta transportadora. Para hacerla rodar, cortarla y hacerla rodar aún más. Luego viaja unas pocas estaciones más antes de que las láminas, ahora de la calidad necesaria para la producción de neumáticos, acabe en los palets.tire production, land on pallets.

teaser_66w_image4

El talco gris de los gránulos que dejó la máquina Hurricane ha desaparecido. El material, la materia prima recuperada por el centro de reciclaje de Martin Theusner, está ahora completamente reintegrado en el ciclo de producción y ¡listo para comenzar una nueva vida en los neumáticos nuevos!