Productos para turismo / furgoneta / 4x4

Conducir con nieve

Conducir con nieve

Consejos para conducir en invierno

Datos rápidos: Cómo conducir en clima nevado

  • Conduce tu vehículo lenta y suavemente, incluyendo frenos, dirección, aceleración y cambio de velocidades.
  • Acelera con cuidado el vehículo usando bajas revoluciones y cambiando a una velocidad más alta tan rápido como sea posible.
  • Mantén una mayor distancia de frenado entre tu automóvil y el vehículo enfrente de ti.
  • Si tu automóvil empieza a patinar, trata de no entrar en pánico. Conduce suavemente. No retires tus manos del volante ni frenes con fuerza.
  • Enciende los faros. Si la visibilidad disminuye por debajo de 100 m, enciende los faros antiniebla. Pero recuerda apagarlos cuando la visibilidad mejore
driving_in_snow_picture

Las condiciones de invierno pueden suponer un verdadero desafío para los conductores. Las temperaturas gélidas, la baja visibilidad y las carreteras resbaladizas pueden aumentar el riesgo de perder el control del vehículo y de sufrir un accidente.

Por eso, cuando llega el invierno, es fundamental que tomes las precauciones adecuadas para ti y para tu vehículo. Adoptar un enfoque diferente en tu estilo de conducción también te ayudará a evitar situaciones difíciles. A continuación, te damos algunos consejos útiles para una conducción segura con nieve.

Instalar los neumáticos de invierno

Lo primero es lo primero: los neumáticos. Comprueba la banda de rodadura periódicamente y cámbialos si fuera necesario. En la mayoría de los países, el límite legal de la profundidad del dibujo en los neumáticos es de 1,6 mm, pero los expertos en seguridad de Continental recomiendan un mínimo de 3 mm para una seguridad en condiciones húmedas y de 4 mm para neumáticos de invierno. Comprobar que la presión de los neumáticos es la correcta también mejorará la conducción del vehículo y la eficacia del consumo de combustible.

También deberías considerar la posibilidad de equipar tu vehículo con neumáticos de invierno o con neumáticos all-season. Tienen un patrón de dibujo específico para una mejor tracción en nieve y en hielo, y usan un único compuesto de caucho que se mantiene flexible con el frío y en condiciones húmedas. Los que hay que elegir son los neumáticos certificados que tienen en el flanco el símbolo de una montaña con tres picos y un copo de nieve.

Antes de conducir

  • Antes de embarcarte en el viaje, estudia de antemano el recorrido y cuenta con el tiempo suficiente para llegar a tu destino. Comprueba el pronóstico del tiempo local y las actualizaciones de tráfico para anticiparte a cualquier cambio que pudiera producirse. Planea el recorrido dando preferencia a las carreteras principales, ya que es bastante más probable que hayan despejado la nieve y que hayan puesto sal.

  • Retira toda la nieve de las ventanillas del coche, de los espejos, de los faros y del techo antes de salir; conducir con nieve en el coche es peligroso y podría incumplir la ley. La nieve podría desprenderse de tu vehículo, por ejemplo, y obstaculizar la visión de otros conductores.

  • Carga el depósito del líquido del limpiaparabrisas con una fuerte protección anticongelante para que no se congele en la luna. También habrá que desempañar el interior del parabrisas. Es ilegal conducir sin tener completa visibilidad en todas las ventanillas del coche.

  • Conviene tener el depósito lleno de combustible, así que acude a la gasolinera más cercana antes de iniciar el viaje.

  • Ten a mano unas gafas de sol adecuadas que puedan reducir el reflejo del sol bajo del invierno en la nieve. Y lleva el teléfono móvil completamente cargado, con el número de la grúa guardado para que puedas llamarla inmediatamente si necesitas asistencia.

  • Para prepararte ante una posible avería a un lado de la carretera, lleva en el maletero un kit de emergencia con comida, bebidas, una linterna y ropa extra. También resulta útil guardar un chaleco reflectante, un triángulo de emergencia y un botiquín.

  • Cuando estés listo para ponerte al volante, asegúrate de llevar un calzado seco y cómodo. Intenta que no entre nieve en el coche; cuando esta se funda, se formarán charcos y los pedales estarán resbaladizos.

Cómo conducir en carreteras con nieve o hielo

La regla de oro es el manejo lento y suave de todos los dispositivos de control del vehículo, incluidos los frenos, el volante, el acelerador y las marchas.

  • Acelera el vehículo con suavidad a bajas revoluciones y cambia a una marcha más larga tan rápido como puedas. Mantén una velocidad reducida, ten en cuenta los posibles riesgos y asegúrate de tener el tiempo suficiente para frenar y conducir. Para reducir las posibilidades de que las ruedas deslicen, utiliza la segunda marcha en lugar de la primera.
  • Mantén una mayor distancia de seguridad con el vehículo de delante, sobre todo, en condiciones como lluvia, hielo y nieve; deja un espacio diez veces superior al recomendado habitualmente.
  • Cuando arranques o subas cuestas, deja espacio suficiente delante del coche para que puedas mantener una velocidad constante sin necesidad de cambiar de marcha o acelerar.
  • Si bajas una pendiente, utiliza una marcha corta e intenta no frenar a menos que sea estrictamente necesario. De nuevo, asegúrate de que dejas espacio suficiente con el coche de delante.
  • Reduce la marcha y utiliza el motor para frenar el coche, pero si necesitas utilizar el freno, písalo con suavidad.
  • Cuando te acerques a una curva, empieza a frenar antes de empezar a girar el volante. Si el coche pierde el agarre, intenta mantener la calma; lo mejor es soltar el acelerador y mantener las ruedas en la dirección a la que quieres ir.
  • Si el coche empieza a derrapar, intenta mantener la calma. Conduce con suavidad. Si la parte trasera del coche derrapa hacia la izquierda, por ejemplo, gira el volante hacia la izquierda. Bajo ningún concepto retires las manos del volante o claves el pie en el freno.
  • Cuando conduzcas con una intensa nevada, asegúrate de encender las luces de cruce. No se trata exclusivamente de los faros diurnos. Si la visibilidad se reduce por debajo de los 100 m, enciende las luces antiniebla. Pero recuerda apagarlas cuando mejore la visibilidad.
  • Si no hay sal en la carretera, evita conducir por los surcos que dejan las ruedas; la nieve compacta está más helada que la nieve reciente.

Encuentra tu neumático

La forma más rápida de encontrar tus neumáticos.

Conducir con lluvia intensa

Conducir con lluvia intensa

Cuando hay un clima húmedo, las condiciones de conducción pueden cambiar.

Leer más

Carreteras con curvas

Carreteras con curvas

Una técnica útil para carreteras sinuosas.

Leer más

Viaje de vacaciones

Viaje de vacaciones

Prepare sus neumáticos para las vacaciones.

Leer más

Utilizamos cookies para garantizarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Haga clic aquí para obtener más información o cambiar su configuración de cookies.