Productos para vehículos especiales/ industriales

Consejos para los neumáticos superelásticos

Estos consejos son fundamentales para evitar las perjudiciales y costosas paradas no programadas en la actividad diaria de las compañías:


Regla número 1: Dejar enfriar los neumáticos durante el tiempo suficiente

Siempre que sea posible, deben dejarse enfriar los neumáticos macizos durante un turno completo de trabajo, es decir, durante al menos siete u ocho horas.

Regla número 1: Dejar enfriar los neumáticos durante el tiempo suficiente

Regla número 1: Dejar enfriar los neumáticos durante el tiempo suficiente

Regla número 2: Evitar las situaciones de sobrecarga

Especialmente en el caso de las carretillas elevadoras, es vital para el buen estado de sus neumáticos distinguir entre sobrecarga del eje delantero y sobrecarga del eje de dirección en la parte trasera. 


Regla número 2: Evitar las situaciones de sobrecarga

Regla número 2: Evitar las situaciones de sobrecarga

Regla número 3: Mantener una distancia de trayecto adecuada  

Un neumático macizo está diseñado para trabajar tanto en condiciones de carga como de vacío. No obstante, cualquiera de las dos situaciones llevada al extremo puede provocar un exceso de tensión. Por ejemplo, un neumático macizo está desarrollado para recorrer 2.000 metros, tanto en carga como en vacío. Cuando esta distancia es superior, como en el caso de una carretilla elevadora que esté descargando un camión que se encuentre a 2.300 metros, puede provocarse un calentamiento excesivo de los neumáticos, especialmente durante los viajes en vacío, con el menoscabo que ello causaría en el rendimiento del neumático.

Regla número 3: Mantener una distancia de trayecto adecuada

Regla número 3: Mantener una distancia de trayecto adecuada  

Regla número 4: Mantener una velocidad adecuada

Los neumáticos macizos están diseñados para alcanzar una velocidad máxima de unos
25 km/h o 16 m/h. En condiciones de terreno irregular, como superficies sin pavimentar o con raíles, el conductor de la carretilla debe reducir la velocidad. En caso de no hacerlo, los neumáticos y el propio vehículo estarían sometidos a una presión excesiva que podría causarles serios perjuicios.

Regla número 4: Mantener una velocidad adecuada

Regla número 4: Mantener una velocidad adecuada