Productos para turismo / furgoneta / 4x4

Cómo medir la presión de los neumáticos

Cómo medir la presión de los neumáticos

Por qué se debe comprobar la presión de los neumáticos una vez al mes

Datos rápidos: Cómo verificar la presión del neumático

  • Obtendrás una lectura más precisa si verificas la presión cuando los neumáticos están fríos.
  • Consulta el manual de su vehículo para la presión recomendada para los neumáticos delanteros y traseros.
  • Utiliza un indicador de presión confiable ya sea en casa o en una estación de servicio.
  • Toma la lectura de las PSI (libras por pulgada cuadrada) en cada neumático y compáralas con el manual del vehículo.
  • Ajusta la presión más alta o más baja de conformidad con el rango recomendado, tomando en consideración la carga de su vehículo

Muchos accidentes se producen por llevar los neumáticos poco inflados. Si no lo haces ya, ha llegado el momento de que empieces a comprobar tus neumáticos cada mes. Ahorrarás dinero y puede que salves vidas.

¿No vale una vez cada pocos meses? No, no vale. Hay muchos motivos por los que tienes que revisar la presión de los neumáticos cada mes.

Ahorrarás dinero. Los neumáticos se desgastan más rápido si están poco inflados y se desgastan de forma irregular si están demasiado inflados, por lo que en ambos casos hay que comprar neumáticos nuevos con más frecuencia. Un cuidado adecuado estabiliza la estructura del neumático y puede alargar su vida media nada menos que 7.500 km. Además, ahorrarás combustible: si los neumáticos están poco inflados, el vehículo consumirá más combustible por cada kilómetro recorrido, recorriendo una distancia menor.

New content item

Disfrutarás de un viaje más confortable. Los neumáticos con la presión correcta afectan a la respuesta del vehículo, a su conducción y a su funcionamiento. Esto nos lleva al punto siguiente.

La seguridad es lo primero. Si los neumáticos están poco (o demasiado) inflados, el manejo se ve afectado. Con los neumáticos poco inflados, la conducción es más lenta, y también es peligroso conducir con los neumáticos demasiado inflados, sobre todo si se gira a gran velocidad. Tanto la distancia de frenado, como el agarre durante el frenado y la estabilidad direccional se ven afectados. Cuando los neumáticos luchan por adherirse a la carretera, el calor se acumula, lo que aumenta la posibilidad de sufrir un reventón y de sufrir un accidente grave. 

Piensa en el medio ambiente. Si los neumáticos de tu coche están poco inflados tan solo 0,3 bar, la resistencia de rodadura aumenta, por lo que tu vehículo consumirá aproximadamente un 1,5 % más de combustible y, en consecuencia, emitirá más CO2. La presión adecuada proporciona un equilibrio perfecto entre la máxima seguridad y el ahorro de combustible. Tus neumáticos durarán más tiempo y reducirás tu huella de carbono. 

¿Cómo compruebo la presión de los neumáticos?

La presión de los neumáticos viene expresada en kilogramos por centímetro cuadrado (kg/cm2). Depende del peso y del tamaño del vehículo, y es importante usar exactamente la presión que el fabricante recomienda para su vehículo. Hacerlo le garantizará más seguridad y un comportamiento óptimo.

Comprueba la presión cada dos o cuatro semanas, siempre antes de iniciar un viaje largo o si transportas alguna carga adicional.

Neumáticos en frío. Si se comprueba la presión con los neumáticos en frío, la lectura será más precisa, antes de que la temperatura exterior aumente y los neumáticos se vean expuestos a la incidencia directa de la luz solar. Si la temperatura exterior aumenta 5,5 °C, la presión del neumático se incrementa 0,2 kg/cm2. En invierno, en algunos climas, los neumáticos pueden sufrir un descenso de hasta 1 kg/cm2.

Busca el manual. Identifica la presión recomendada del fabricante para los neumáticos delanteros y traseros de su vehículo. Es la cantidad mínima de presión del aire necesaria en neumáticos en frío para soportar su vehículo. Es probable que haya dos cifras, una para uso normal y otra con carga completa; debe figurar algo como «7 kg/cm2». Es probable que se encuentre en el manual del vehículo, en el interior de la tapa del depósito o en el lateral de la puerta del conductor. Si lo encuentras, consulta a tu concesionario, fabricante o a tu profesional de neumáticos cualificado.

El medidor. Utiliza medidores fiables de la presión de los neumáticos, ya sea en casa (puedes comprar uno en cualquier tienda de piezas de automóvil) o en una gasolinera (los medidores de presión de neumáticos se pueden usar gratis). Los medidores pueden ser digitales y funcionar con baterías o más tradicionales, parecidos a un palo.

Comprueba la presión de los neumáticos. Quita el tapón del extremo de la válvula de aire y guárdala en un lugar seguro. Pon el medidor en el vástago de válvula y presiona hacia abajo de forma rápida y firme, hasta que deje de escucharse el silbido del aire al escaparse. En e l medidor se mostrará la lectura de kg/cm2. Compárala con la recomendación de su fabricante.

tire_pressure_adjust

Ajusta la presión. Si la lectura es superior a la recomendación, presiona la válvula para que se escape un poco de aire. Es posible que haya que repetir la operación varias veces hasta que el medidor dé la lectura correcta. Si la lectura de kg/cm2 es inferior a la recomendación, utiliza un compresor de aire (en la gasolinera, si no tienes ninguno) para inflar el neumático con aire hasta que alcance el nivel correcto. Vuelve a colocar el tapón de la válvula con fuerza y repite el proceso con los otros tres neumáticos y con la rueda de repuesto.

Tecnología punta

Continental ha desarrollado un Sistema de Monitorización de la Presión (TPMS) que funciona con los sensores de las ruedas y los sistemas de frenado para avisar al conductor cuando el nivel de presión en el neumático es bajo, con un piloto de aviso del salpicadero.

Esta característica de seguridad tan valiosa ayuda a reducir el consumo de combustible y las emisiones de CO2, y alarga el comportamiento óptimo de tu vehículo.

No obstante, aunque tu vehículo venga equipado con un Sistema de Monitorización de la Presión (TPMS), tienes que comprobar la presión de los neumáticos cada dos o cuatro semanas, para asegurar una experiencia de conducción mejor y más segura. 

Localizador de distribuidores

Sistema de Monitorización de la Presión (TPMS)

Sistema de Monitorización de la Presión (TPMS)

Cómo un TPMS integrado puede aumentar la seguridad durante la conducción al eliminar una causa frecuente de accidentes.

Leer más

Uso de nitrógeno en los neumáticos

Uso de nitrógeno en los neumáticos

¿Cuáles son las ventajas de los neumáticos inflados con nitrógeno? Te sorprenderías con la respuesta.

Leer más

Medir la profundidad del dibujo de los neumáticos

Medir la profundidad del dibujo de los neumáticos

Por qué debería comprobar el dibujo de los neumáticos periódicamente.

Leer más