Productos para turismo / furgoneta / 4x4

Volver a apretar las ruedas

Volver a apretar las ruedas

Todo lo relacionado con volver a apretar las ruedas

Datos rápidos: Por qué las tuercas de las ruedas necesitan reapriete

  • Con el tiempo, las tuercas de las ruedas experimentan los esfuerzos y fuerzas típicos de un automóvil en el uso diario.
  • Algunas veces, estos esfuerzos pueden provocar que las tuercas de las ruedas se aprieten o aflojen.
  • Si las tuercas de las ruedas están demasiado flojas, existe un pequeño riesgo de que la rueda también podría salirse mientras estés conduciendo

Siempre que cambies los neumáticos por otros nuevos y monten las ruedas de tu coche —por ejemplo, si has hecho lo más sensato y has cambiado tus neumáticos de verano por otros de invierno— es fundamental que se vuelvan a apretar las tuercas de las ruedas después de los primeros 50 kilómetros.

¿Por qué debería hacerlo todo conductor responsable? La clave está en la seguridad vial. Las tuercas de las ruedas mantienen las ruedas firmemente sujetas a los cubos, por lo que son un componente esencial del vehículo. Pero las tuercas de las ruedas no pueden tener el comportamiento para el que se han diseñado si no cuentan con la sujeción adecuada.

Comprobar si hay tuercas de ruedas sueltas

El par de apriete es la unidad de medida de la fuerza de torsión aplicada a las tuercas de las ruedas. Los mecánicos garantizan que cada tuerca de la rueda se aprieta según las especificaciones del fabricante del vehículo cuando se coloca una rueda por primera vez. Pero, además, es necesaria una segunda revisión de seguimiento.

Esto se debe a que, transcurrido un tiempo razonable, las tuercas de las ruedas se verán sometidas a las tensiones y fuerzas que normalmente sufre cualquier coche al utilizarse cada día. Dichas tensiones incluyen el hecho de soportar el peso del vehículo, los efectos de rotación de la conducción, los ciclos de calentamiento y enfriamiento, y los impulsos producidos por los baches de la carretera. Asimismo, pueden cambiar ligeramente los asientos de las tuercas de las ruedas, lo que puede tener como resultado el apriete o el aflojamiento de las mismas.

La presencia de tierra, arena, óxido o polvo entre las superficies como, por ejemplo, los perfiles de la tuerca, o entre alguna tuerca y la propia rueda pueden generar además «pares falsos» durante la colocación inicial, en la que la fuerza aplicada anula la fricción, si bien no se traduce en fuerza de sujeción.

Si las tuercas de las ruedas están demasiado apretadas, pueden provocar problemas graves como, por ejemplo, rayar la rosca de los tornillos o estirar los tornillos de las ruedas. Tal hecho puede también tener como consecuencia la deformación de los tambores de freno, de los rotores o de los cubos de las ruedas. Por contra, si las tuercas de las ruedas están sueltas, existe el pequeño riesgo de que la rueda se desprenda mientras se conduce. Las posibilidades de que esto ocurra son escasas pero, en caso de ocurrir, su seguridad y la de los demás usuarios de la vía se vería en peligro.

Localizador de distribuidores

Almacenar los neumáticos

Almacenar los neumáticos

¿Deberías colocarlos en vertical, apilarlos o colgarlos?

Leer más

Medir la profundidad del dibujo de los neumáticos

Medir la profundidad del dibujo de los neumáticos

Por qué debería comprobar el dibujo de los neumáticos periódicamente.

Leer más

Equilibrar los neumáticos

Equilibrar los neumáticos

Eliminar la vibración y evitar el desgaste prematuro.

Leer más

Utilizamos cookies para garantizarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Haga clic aquí para obtener más información o cambiar su configuración de cookies.